Blog

Alimentos frescos o congelados ¿Qué comer?

Alimentos frescos o congelados ¿Qué comer?

Alimentos frescos o congelados, ¿qué comer?

Seguro que en más de una ocasión te has hecho esta pregunta. Si los alimentos congelados son tan saludables como los alimentos frescos. Frutas y verduras frescas y de temporada; pescados que parecen aletear en la pescadería, con su carne firme, sus agallas rojas y los ojos brillantes… recién llegados de la lonja; o carne de un rojo brillante. Los alimentos frescos son la mejor y más saludable forma de alimentarse. Son alimentos que no han sido procesados, ni manipulados, ni conservados.

Si, lo ideal sería salir cada mañana a nuestro huerto, recoger lo necesario para el día y tener tiempo para cocinarlo adecuadamente… pero… ¿quién puede permitirse eso hoy en día? Lo normal es que vivamos en una ciudad, y que el frenético ritmo de vida diaria, apenas nos deje tiempo para tirar de congelador y poder salvar la comida o la cena del día… En el mejor de los casos tenemos alimentos frescos congelados con los que improvisar una cena rápida… en el peor, terminamos comiendo comida procesada o, una noche más, un bocadillo.

Los productos congelados tienen -injustamente- muy mala fama. Al contrario de lo que la mayor parte de gente puede pensar, los productos congelados no tienen por qué ser peores que los frescos. Los alimentos que son congelados inmediatamente después de ser recogidos, como las verduras, o inmediatamente después de ser pescados o sacrificados y despiezados, en el caso del pescado y la carne… preservan su valor nutricional, frescura y sabor perfectamente. Como hemos dicho… a veces tendrán incluso más vitaminas y minerales que, por ejemplo unas verduras que llegan a nuestro hogar mucho tiempo después de ser recolectadas, porque han pasado largo tiempo en cámaras o almacenes. . Además, resultan de lo más cómodo. Las verduras suelen venir ya limpias, enteras o troceadas, pero listas para su cocción en agua hirviendo. ¡A veces incluso ni siquiera hay que esperar a descongelar!.

La principal diferencia entre un alimento fresco y otro congelado es que el segundo ha sido sometido a un proceso de rápida bajada de temperatura que congela su componente principal, el agua. Y esto alarga su vida útil, sin afectar a sus  cualidades organolépticas.

Ahora bien, sigue estos sencillos consejos para comer alimentos congelados:

1- Alimentos congelados: elige bien

Cuando te dirijas a la sección de congelados, no vayas directamente a por las lasañas, por muy apetecibles que aparezcan en la foto. Los congelados más allá de las pizzas y otros platos precocinados. También se venden congeladas verduras como las judías verdes, los guisantes o las coles de Bruselas. También hay platos ya preparados a partir de verduras como la menestra, Por no hablar de otros alimentos como unos lomos de bacalao, o de merluza, o unos langostinos, o un redondo de ternera. Y todos ellos sanos y saludables.

2- No congeles tú los alimentos

Si vas a comprar alimentos frescos para después congelarlos… es preferible que compres los alimentos ya precongelados. Generalmente son ‘ultracongelados’, lo que significa que se han sometido a un proceso de congelación rápida… tan rápida como que en cuestión de minutos pasan de alimentos frescos a congelados. Nuestros congeladores domésticos nunca podrán conseguir tanta calidad.

3- Los congelados no son eternos

La congelación aumenta la vida de los alimentos… pero no la hace eterna. De modo que, un lomo de merluza ultracongelado, después de año y medio en tu congelador… ¡créenos! No estará muy rico. Sigue siempre las recomendaciones de los envases.

4-  Ojo a la descongelación

El punto más importante a la hora de tomar alimentos congelados es la forma de descongelarlos, para que no pierdan propiedades ni los expongas a contaminación cruzada en la cocina. Olvídate de descongelar los alimentos a temperatura ambiente. La descongelación debe hacerse siempre lentamente y dentro de la nevera. Aun así, sigue las instrucciones de los paquetes, porque muchos alimentos, especialmente verduras, pueden cocinarse tal cual, sin descongelación previa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR