Blog

Lo que deberías comer si estás preparando una carrera importante

Lo que deberías comer si estás preparando una carrera importante

No cambies tu alimentación

La mayor parte de los corredores siguen una dieta rica en carbohidratos complejos cuando la prueba se acerca. Arroz, pasta, galletas integrales, bebidas energéticas, patatas. Está bien que lo tengas en cuenta y que tomes algo más de pasta y arroz la semana anterior a la competición, pero tampoco hay que obsesionarse con esto. Lo verdaderamente importante es que sigas una dieta equilibrada y variada, en la que no falte de nada, que controles la ingesta de grasas, pero sin caer en los extremos. Sigue tu dieta habitual, sin cambios radicales, tan solo limitando un poco las grasas y dando mas presencia a pastas y arroces.

…¿o quizás sí?

Si tu alimentación no es ni sana ni equilibrada… olvida todo lo dicho en el punto anterior. ¿apenas comes verduras? ¿desayunas bollería industrial? ¿jamás pides en un restaurante fruta de postre? ¿comes pizzas o hamburguesas dos o más días a la semana? ¿bebes alcohol a diario? ¿comes más frituras que plancha o vapor? Si has respondido si a dos o más de estas preguntas… sí que deberías hacer algún cambio en tu alimentación antes de la carrera que te estás planteando.

Las últimas 48 horas… nada de inventos

Si un compañero de gimnasio te ha recomendado un batido maravilloso… con unas frutas y unas semillas tropicales y unos superalimentos raros; o una amiga de confianza que ya lleva hechas varias carreras importantes te da la receta de un plato de pasta con carne macerada de pato… que es pura gasolina de cara a una carrera….puede que tengan razón, pero si no las has probado antes, es mejor que te abstengas de hacer inventos o probar cosas nuevas justo antes de la carrera. No te arriesgues a que algo te siente mal, o a descubrir una intolerancia o alergia que desconocías justo antes de correr.

24  horas antes

La noche anterior a la carrera… lo ideal es que comas un plato de pasta. Pero eso sí, cuidado, que no todo vale. Nada de salsas pesadas, con nata, con beicon, con chorizo, ni nada similar. Una pasta ligera, con verduras, con carne magra de cerdo o ternera o con pollo. O una pasta con salsa de tomate y carne picada, o unos espaguetti alla putanesca (con ancohas y tomate natural) o a la vongole (con almejas).

El mismo día de la carrera, desayuna como mínimo dos horas antes de la carrera, para no llegar con el estómago lleno. Y, toma, más o menos, lo que tengas por costumbre… unas tostadas, una rebanada de pan con tomate y aceite. Un desayuno normal… ni escaso ni copioso.

Hidratación y geles

Lo más importante de cara a una carrera importante es la hidratación. Pero, atención, que mantener tu cuerpo bien hidratado no es cuestión de un día. En la última semana, ya debes prestar mucha atención a este punto. Las bebidas isotónicas están muy bien, pero no te vuelvas loco, lo mejor es el agua.

El día de la carrera comienza a beber agua desde bien temprano, ya con el desayuno. Bebe sin tener sed… sin inflarte de agua, tampoco. Ten en cuenta que también dependerá de la temperatura y de la humedad ambiental… obviamente, no es lo mismo correr en invierno o en verano, en un clima muy húmedo o muy seco. Durante la carrera hay que seguir bebiendo, para reponer la pérdida de líquidos por el sudor.

Muchos corredores recurren a geles de glucosa para el esfuerzo. Se toman generalmente en carreras largas y, aunque están muy bien, tampoco hay que abusar de ellos. Lo ideal ese tomarlos siempre antes de llegar a un punto de avituallamiento, para poder beber agua a continuación.

Demos la vuelta al día

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR