Blog

Predicando con el ejemplo

Predicando con el ejemplo

Ojalá pronto podamos ver llenos hasta la bandera (como los de la foto) para ver deporte femenino. ¡Yo estoy convencida que no queda tanto y que los últimos éxitos de nuestras deportistas contribuirán a ello¡  Pero si no predicamos con el ejemplo y somos las primeras en acudir a eventos deportivos protagonizados por mujeres ¿de que nos podemos quejar? Esta foto me la hicieron en un partido de la selección española de baloncesto masculino en el último Mundial. Para el Mundial del 2018 allí estaré en ese mismo pabellón viendo a las chicas en casa dejándose la piel en el campo para arrebatar el oro a USA

Recuerdo con nostalgia y cierto orgullo cuando en mi adolescencia en vez de pensar en cosas que otros llamaban de chicas, me calzaba mis zapatillas de baloncesto, me colgaba mi bolsa amarilla de deportes de Tintoretto, me cogía el autobús 48 y me iba a entrenar. La gente me miraba con cierto asombro, pues en aquella época éramos todavía pocas las que dedicábamos nuestro tiempo libre fuera del instituto a hacer deporte. Eso era irremediablemente síntoma de ser un chicazo. Aunque como siempre hay gustos para todos… otros me decían que por qué no me dedicaba a ser modelo, con la altura que tenía… Pero ni una cosa ni la otra mi ilusión era hacer deporte. ¡Yo lo tenía claro¡

Para cuando decidí que el basket iba a ser lo mío ya había tocado otros deportes como la gimnasia deportiva, la natación, el judo, y el beisbol. Tengo que decir que nunca se me han dado mal los deportes y que algunas medallas de campeonatos de España tengo. Las lesiones me apartaron del basket pero no de hacer ejercicio, pues después de ellas descubrí el running, trekking, la bicicleta, el gimnasio y más recientemente el TRX. Cada mañana uno de mis hábitos es afrontar el día dedicando al menos 45 minutos a hacer algún tipo de actividad física. Lo necesita mi cuerpo y lo agradece mi mente.

El deporte me permitió educarme en sus valores y aplicarlos a mi vida personal y profesional, me puso en bandeja al que hoy es mi marido, a un buen grupo de buenos amigos y me enseñó que es uno de los mejores hábitos que podemos inculcar a nuestros hijos. Mi hijo, con 9 años lo sabe. Su padre y yo nos encargamos día a día de recordárselo y de predicar con el ejemplo. A su corta edad ya ha practicado judo, atletismo, tenis, baloncesto y tiene claro que el fútbol no le mola a pesar de que sus amigos le tachen de “raro”.

Hoy a mis 44 años me enorgullece ver como las mujeres están descubriendo lo bueno que es hacer ejercicio y como dejando complejos, clichés y sobre-obligaciones lo practican. Pero todavía hay muchas mujeres que necesitan un empujón, un estímulo, compañía para motivarse, información…, queda mucho por hacer, muchas mujeres a las que convencer.  El movimiento Movewoman está cerca¡¡¡ ¿Te apuntas?

Ana Calderón

CEO Mujer Deportiva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR