Blog

OBJETIVO: ¡QUIERO EMPEZAR A CORRER!

OBJETIVO: ¡QUIERO EMPEZAR A CORRER!

Quiero empezar a correr… ¿Qué hago? ¿Por dónde empiezo? Si te has planteado estas cuestión recientemente, sigue los siguientes pasos y… ¡a por ello! Ojo, estas indicaciones son válidas únicamente para tus primeras 3 semanas de entrenamiento. ¡Es tu toma de contacto!

  1. Cuestiones previas prioritarias Antes de comenzar a correr debes tener en cuenta dos aspectos importantes para no poner en riesgo tu salud. La primera de ellas es una evaluación médica previa con la que tengamos la certeza que comenzar a correr no supone un perjuicio para nuestro cuerpo. La segunda de ellas es el material que debemos usar para comer en el popular mundo del running. Unas zapatillas y ropa adecuadas son el material necesario para evitar lesiones y rendir plenamente en los entrenamientos.
  2. Localización de las sesiones: ¿cuál va a ser mi «circuito de carrera»? Piensa en un recorrido corto y preferiblemente circular ya conocido (desde la puerta de tu casa o tu centro deportivo y regresando al mismo punto). Esto te ayudará a medir sensaciones durante la sesión, sin tener que preocuparte por el recorrido.
  3. Temporización de las sesiones: ¿cuántos días y cuánto tiempo debo dedicar? La frecuencia más recomendada son 3 días a la semana, preferiblemente alternos. Durante esas sesiones tendremos un tiempo estimado de entrenamiento de 30 minutos (teniendo en cuenta un tiempo estimado de 5 a 8 minutos de calentamiento inicial y de 5 a 8 minutos de estiramiento al final de cada sesión).
  4. Metodología: ¿cómo tengo que empezar? La manera más adecuada y progresiva es la siguiente: 1 minuto de carrera (trote) y 1 minuto andando. No importa la velocidad. Simplemente trota e intenta que tu respiración sea constante. Si 1 minuto de trote es mucho tiempo, para y camina hasta agotar ese minuto y continúa haciéndolo durante el minuto posterior. En el siguiente, trota de nuevo. Y así sucesivamente. Cuando ya seas capaz de estar 1 minuto corriendo y 1 caminando, ve aumentando el tiempo de carrera y reduciendo el de descanso.
  5. Cuestiones posteriores prioritarias Lo más importante después del entrenamiento son tus propias sensaciones: ¡escucha a tu cuerpo! Es sabio. Si a eso le sumas la constancia te darás cuenta que a partir de la cuarta semana comprobarás que has incrementado el tiempo de trote y has disminuido, y quizás casi eliminado, el de caminata.

Podríamos hablar de la música como factor de motivación, de que hay que evitar el asfalto, de que hay que tener un abdomen fuerte…, pero este es solo el principio. Tras cuatro semanas podemos decir… ¡OBJETIVO CONSEGUIDO! ¿CUÁL ES TU PRÓXIMO RETO?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR